Rompiendo el Silencio: Identificar y apoyar en casos de violencia de género

Rompiendo el Silencio: Identificar y apoyar en casos de violencia de género

Rompiendo el Silencio: Identificar y Apoyar en Casos de Violencia de Género

La violencia de género es una realidad que afecta a muchas mujeres en todo el mundo, y España no es una excepción. Según la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, 1 de cada 2 mujeres mayores de 16 años ha experimentado violencia en algún momento de sus vidas. En lo que va de año, ya han sido asesinadas 52 mujeres en nuestro país. 

En este artículo, abordaremos cómo identificar la violencia de género, el ciclo de la violencia, cómo brindar apoyo y cómo buscar ayuda. 

¿Cómo identificar la violencia de género?

La violencia de género puede manifestarse de diversas formas, y es crucial reconocer las señales. Puedes observar si tú misma o alguien que conoces ha experimentado alguna de las siguientes situaciones:

  • Violencia física: Empujones, golpes, bofetadas, palizas, heridas, quemaduras…
  • Violencia sexual: Forzar a tener relaciones sexuales (fisicamente o a través de la manipulación), causar daño durante el acto, exigir prácticas no deseadas, realizar prácticas no deseadas, incitación u obligación a prostituirse.
  • Violencia económica: Controlar los ingresos de la persona, limitando su acceso a recursos financieros.
  • Violencia psicológica: Criticar la apariencia física, cuestionar habilidades, gritar, insultar, menospreciar o tratar a la persona como inferior, no respetar las creencias religiosas, políticas…, controlar su tiempo, tener celos de amigas, aislar de las personas queridas, exige quedarse en casa, actuar como si no existiese, acusaciones de tener aventuras con otras personas, intenta convencer a amigos y familiares de que no está bien de la cabeza…

La violencia de género a menudo se desarrolla de manera progresiva a lo largo del tiempo, haciendo que sea difícil para las mujeres darse cuenta del proceso en el que están inmersas.

¿Cómo es el ciclo de la violencia?

Es importante entender el ciclo de la violencia, que consta de tres fases:

  1. Acumulación de tensión: La hostilidad se incrementa sin motivo comprensible. Si se intensifica la violencia verbal, pueden aparecer los primeros indicios de violencia física.
  2. Explosión o agresión: Estalla la violencia con agresiones físicas, psicológicas y sexuales. El agresor culpa a la mujer de su ataque, justificándolo como un castigo merecido. Es una reacción a una provocación por parte de ella. 
  3. Calma: El agresor pide perdón y aparenta arrepentimiento, prometiendo cambiar y asegurando que no volverá a suceder.

¿Cómo puedes ayudar?

Si sospechas que  alguien puede estar experimentando violencia de género, es esencial ofrecer apoyo de manera compasiva y sin juzgar. Aquí te damos algunos consejos:

  • Si lo presencias: No mires hacia otro lado, actúa. 
  • Comprende la complejidad de la situación: Muchas víctimas se oponen a denunciar por diferentes razones: el miedo, la culpa, la vergüenza, falta de redes de apoyo social o familiar, la dependencia económica, etc. Esa resistencia puede provocar incomprensión en el entorno, por lo que la ayuda que puedas brindarle será esencial. 
  • Escucha sin juzgar: Sé comprensiva y no juzgues. Cualquiera puede estar en esa situación. Respétala y brinda el entorno seguro que no está teniendo.
  • Valida sus sentimientos: Asegúrate de que la persona sepa que sus sentimientos son válidos y que no están solas.
  • Intenta hablar con ella de sus sentimientos, del maltrato, del control que ejerce su pareja y de la oportunidad que tiene ella y, en su caso, sus hijos e hijas de empezar a vivir sin miedo y en un ambiente libre de violencia. 
  • Ofrece recursos: Proporciona información sobre organizaciones locales que brindan apoyo. 
  • Fomenta la búsqueda de ayuda profesional: Anima a la persona a buscar asesoramiento y apoyo de profesionales capacitados.
  • No te exijas, ni le exijas: A menudo creemos que podemos hacer más para ayudar y nos sentimos frustrados. Tampoco le exijas que cambie su vida o entienda lo que sospechas a la primera. A menudo, es difícil hacerse consciente de la situación. Estáis actuando lo mejor que sabéis y podéis.

¿Qué hacer cuando eres testigo de una agresión?

  1. No ponerte en riesgo. Cuando estés a salvo, puedes intentar grabar la situación y pasarsela a las autoridades. No compartas el video con nadie más.
  2. Habla y escucha a la víctima, igual no quiere asistencia sanitaria o policial. Pregúntale lo que necesita, dale tiempo y respeta sus decisiones. No le hagas preguntas, solo sostén el momento y estar ahí. 
  3. Pide ayuda a las personas cercanas.
  4. Lleva a la víctima a un lugar donde se sienta segura y tranquila.
  5. Quédate con ella hasta que llegue la policía o los servicios de emergencia. 
  6. Colabora con la policía, tu testimonio es muy valioso. 
  7. ¿Puedes tú poner la denuncia? Es la víctima quien decide si quiere poner o no la denuncia. Podrá hacerlo incluso años después de que haya sucedido. 

Si crees que estás sufriendo violencia de género, ¿qué puedes hacer?

  1. Cuéntalo: haz a otros conocedores de la situación y pide ayuda. 
  2. Si puedes, busca apoyo en familiares y amistades de confianza. 
  3. Es normal el miedo a equivocarte, y sentir que aún le quieres. A menudo buscamos razones para justificarle o para minimizar la violencia. Tú no provocas ni eres culpable de la violencia y no hay ninguna razón que lo justifique. 
  4. No estás sola. Existen muchos recursos a tu alcance. 

Recursos:

016 es un teléfono gratuito que no deja rastro, funciona 24 horas al día y te atenderán profesionales especializadas en el material. Atiende en 53 idiomas y puedes también escribir por whatsapp 600 000 016 y por correo electrónico 016- [email protected] 

Si eres menor de edad y crees que alguien de tu entorno está sufriendo violencia de género, puedes llamar a ANAR, al 900 20 20 10